Páginas

jueves, 13 de septiembre de 2012

Top 5 ahorro fiscal para Empresarios

La pregunta más frecuente que recibo cuando me encuentro con clientes que inician nuevos negocios es cómo reducir sus impuestos. Obviamente esta es una pregunta capciosa, estando la mayor parte de nuestro trabajo orientado a asegurar que nuestros clientes paguen su parte justa, pero no más! Hay cientos de maneras para reducir su responsabilidad fiscal, pero si tuviéramos que elegir 5, estas serían:

1. “Incorporate”(Constitución de sociedad)
Al iniciar su propio negocio, usted tiene básicamente dos opciones: administrar su negocio como autónomo (con o sin socios -”partnership”-) o configurar una sociedad limitada (PLC). La primera opción puede parecer más atractiva, ya que es muy sencilla de administrar. Sin embargo, la utilización de una sociedad de responsabilidad limitada puede suponer un importante ahorro de impuestos ya que las empresas no están sujetas a Contribuciones Sociales (National Insurance), así como la abismal diferencia en tipos impositivos sobre el beneficio.Por ejemplo, para una empresa con ganancias anuales de £ 80.000 el ahorro fiscal general puede llegar a ser de £ 5.000 por año.

2. Registro del IVA (VAT)
Una vez más, el estar registrado a efectos de IVA conlleva el cumplimiento de mayores requisitos de información pero puede generar un importante ahorro en impuestos. Si sus clientes son “IVA Registrados”, puede ser interesante el registro (incluso antes de tener obligación de ello) y aplicación de IVA en nuestras facturas, ya que de este modo recuperaremos el IVA soportado en nuestros gastos sin ningún impacto comercial (ya que sus clientes harán los mismo con las facturas que usted les emite). Incluso teniendo pocos gastos, gracias a la opción “Flat Rate Scheme” se pueden conseguir significativos ahorros impositivos (Debido a la favorable diferencia entre el IVA devengado y la cantidad a ingresar por este concepto al HMRC, porcentaje variable según el tipo de actividad del ente en cuestión). Por ejemplo, un consultor de negocios con una facturación anual de 70.000 libras ahorraría más de £ 3.000 en su primer año de actividad mediante el registro del IVA.

3. Registrarse como empleador
Mientras que no es necesario instrumentar mediante “nómina” el pago a si mismo de un salario menor a £ 5.564 anuales (para el año fiscal 2011/12), la confección de ella nos permite incrementar dicho umbral hasta £ 7.488 sin ningún tipo de impuesto o coste de Seguridad Social (Number Insurance). Dado que los salarios (en contraposición con los dividendos) están considerados como gastos para la empresa, al hacerlo se obtiene un ahorro fiscal del 20% sobre la diferencia, es decir. £ 385. Sí, su registro como empleador requiere papeleo adicional, pero la mayoría de los contables lo harían por mucho menos de su ahorro impositivo.

4. Configuración de un plan de pensiones corporativos
Un plan de pensiones es una forma impositiva muy eficiente de extracción de beneficios. De hecho lo es tanto para el empleador como para el empleado. Si usted sabe que no va a necesitar el dinero hasta su jubilación y si usted considera necesario constituir este plan de todos modos, esta es una de las formas impositivas más eficiente hacerlo. Hay reglas a tener en cuenta, pero cualquier buen IFA (Independent Financial Advisors) será capaz de ayudarle a configurar un plan que funcione para usted.

5. No ignore los programas de incentivos fiscales
En Investigación y Desarrollo ( R&D tax relief) (ver nuestro artículo en Francés), esquema orientado hacia la empresa, mientras que los Planes de Inversión Empresarial y para las pequeñas empresas de reciente creación (EIA and SEIS) están más orientados hacia el inversor (ver nuestro artículo en Inglés). Ningún plan debe pasarse por alto sin previo estudio, aunque los anteriores no son aplicables a todos los empresarios, cuando lo son el ahorro fiscal puede ser significativo. Además, no olvide las desgravaciones fiscales (Tax Credits) (vea nuestro artículo detallado en Inglés)a pesar de que algunos solo son aplicables para un par de años, sigue siendo dinero que usted no debe dejar sobre la mesa si tiene derecho al mismo.